fbpx
miércoles 21 de febrero de 2024

La masa para hacer la pizza más rica y conservarla en el freezer

Seguramente hay días en los que te encontrás súper ocupado y no está en tus planes ponerte a cocinar o pasar mucho tiempo en la cocina.

Si tenés un día en la semana en el que puedas preparar esta receta de deliciosas pizzas para llevar al freezer no te arrepentirás. El resto de los días solo tendrás que descongelar la masa para disfrutarla como prefieras: napolitana, con acelga y salsa blanca, con tomate y mozzarella, etc.

Con este paso a paso que te dejamos a continuación vas a lograr la mejor masa para unas pizzas riquísimas, aireadas y a media masa, aunque si las preferís a la piedra, solo te tomará un pasito más el proceso de estiramiento.

Ingredientes

  • Harina 000 1 kg
  • Sal 10 g
  • Agua 600 ml
  • Levadura fresca 50 g/levadura seca 25 g
  • Aceite 20 ml + aceite para las pizzeras

Nota: rinde para 6 pizzas grandes de 32 cm de diámetro y hasta 15 pizzas individuales de 20 cm de diámetro.

Preparación

  1. El primer paso para preparar unas pizzas espectaculares para freezar y luego aportarles diferentes sabores es desgranar la levadura y a ella agregarle una cucharada de azúcar y 100 ml de agua tibia para disolverla. Tapá con papel autoadherente (film) y dejá reposar durante 15 minutos.
  2. Lo que harás ahora es, en otro bol, colocar la harina, agregar la sal y mezclar. A estos ingredientes secos, añadiles la levadura disuelta, el agua y el aceite. Comenzá a mezclar con la ayuda de tu mano y, una vez que formás la masa, tendrás que espolvorear sobre una mesada limpia un poco de harina, que permitirá que la mezcla se pegue. Amasa por aproximadamente 10 minutos. Y, en el mismo bol, esparce el aceite, coloca la masa y déjala reposar tapada por una hora, por lo menos.
  3. Pasado ese tiempo, notarás que la masa duplicó su volumen. Es en ese momento es que debés desgasificarla, ¿cómo lo hacés? hundiendo los dedos de ambas manos en toda la superficie. Una vez que lo logres, corta bollos de aproximadamente 40 gr para pizzas de un diámetro de 20 cm, o de 150 gr para pizzeras estándar de 32 cm de diámetro.
  4. Lo que harás ahora es estirar cada bollo, con la ayuda de un palo de amasar, a 4 mm de espesor. Tené en cuenta que esto depende de cuán altas te gusten las pizzas. Si las querés a la piedra, podés estirarlas mucho más y la masa rendirá aún más. Luego, en las pizzeras que utilices, volcá aceite y esparcilo con la ayuda de un papel de cocina, para retirar el exceso de grasa.
  5. El próximo paso es elegir qué pizzas serán las que llevarán salsa. Una vez que las tengas identificadas, a las masas ya estiradas agregales la salsa y dejá que reposen 20 minutos encima del horno, que debe precalentarse a 180°. Cuando notes que volvió a leudar, cociná las pizzas por 20 minutos. Si elegís preparar pizzas individuales, tenés que chequear la cocción a los 15 minutos, ya que depende de la potencia de tu horno.

Fuente: MDZ