fbpx
5 de diciembre de 2022

El homenaje a Piazzolla se realizará el viernes 25 en la glorieta de la plaza 9 de Julio

En la Glorieta

La cita será a las 19. La Banda de Música municipal “25 de Mayo” rendirá tributo al talentoso bandoneonista, considerado uno de los mejores del siglo XX. Se contará con el acompañamiento de Ana Brizuela y Martín Allemand.

La Municipalidad de Salta, a través de la Secretaría de Cultura y Turismo, invita al concierto homenaje por el 101° aniversario del nacimiento de Astor Piazzola que realizará la Banda Municipal “25 de Mayo”, junto a invitados, en la glorieta de la plaza 9 de Julio este viernes 25, desde las 19.

En la oportunidad, Ana Brizuela, en voz, y Martín Allemand de Tango Señal, acompañarán desde distintos lugares y momentos, la interpretación de los clásicos del maestro Piazzola, como Libertango, Balada para un Loco, Adiós Nonino, Oblivion, Zanguango, Milonga Nocturna y Derecho Viejo, entre otros.

Allemand, que es diseñador gráfico y trabaja en una imprenta, señaló que “me gustó la propuesta de la Municipalidad, estoy agradecido y emocionado y vamos a trabajar para que la gente la pase bien y lo disfrute”.

Cabe destacar que, el homenaje debía realizarse el 11 de marzo, pero por razones climatológicas fue suspendido, estableciéndose una nueva fecha para el viernes 25.

Sobre Piazzolla

Fue un bandoneonista y compositor argentino considerado uno de los músicos más importantes del siglo XX y uno de los compositores más importantes de tango en todo el mundo.

Sus obras revolucionaron el tango tradicional en un nuevo estilo denominado nuevo tango o tango de vanguardia, incorporando elementos del jazz y la música clásica. Bandoneonista virtuoso, solía interpretar sus propias composiciones con una variedad de conjuntos. En 1992, el crítico de música estadounidense Stephen Holden describió a Piazzolla como «el compositor de música de tango más importante del mundo».

Nació en Mar del Plata, pero desde muy joven se crió en la metrópolis de Nueva York, donde su padre le obsequió un bandoneón, el cual comenzó a tocar desde muy temprana edad. Tomó clases con Alberto Ginastera y ganó el Concurso Fabien Sevitzky, con el cual pudo financiarse un viaje a Europa para estudiar armonía, música clásica y contemporánea con la compositora y directora de orquesta francesa Nadia Boulanger.

En su juventud tocó y realizó arreglos orquestales para el bandoneonista, compositor y director Aníbal Troilo. Cuando comenzó a hacer innovaciones en el tango en lo que respecta a ritmo, timbre y armonía, fue muy criticado por los tangueros de la «guardia vieja», ortodoxos en cuanto a ritmo, melodía y orquestación.

Cuando en los años 1950 y 1960 los tangueros tradicionales —que lo consideraban «el asesino del tango»— decretaron que sus composiciones no eran tango, Piazzolla respondió con una nueva definición: «Es música contemporánea de Buenos Aires». A pesar de esto, en Argentina las estaciones radiodifusoras no difundieron sus obras y los comentaristas seguían atacando su arte. Durante años, los tangueros y críticos musicales lo consideraron un snob irrespetuoso que componía música «híbrida», con exabruptos de armonía disonante.

En sus últimos años de vida fue reivindicado por intelectuales, jazzistas y músicos de rock de todo el mundo, al igual que por nuevos referentes del tango, y en el siglo XXI se lo considera como uno de los músicos argentinos más importantes en la historia de su país. Compuso también música para cerca de 40 películas.

A %d blogueros les gusta esto: