fbpx
30 de enero de 2023

El detrás de escena del video de Bizarrap y Shakira: la historia de Jacqui

Una realizadora multimedia argentina fue la encargada de dibujar a Shakira en su exitosa colaboración con Bizarrap, desde un estudio de Gualeyguauchú. «Me llena de orgullo», remarcó en una entrevista con El Destape al relatar su experiencia.

Fuente: medios

Tres VHS. Eso había en la casa de Jacqueline Baffico. Ella, una pequeña de Gualeguaychú, los miraba una y otra vez, porque con cada repaso encontraba algo nuevo, que la deslumbraba. Ya sabía, desde niña, que su amor por el cine era fuerte. Tenía otros hobbies también, como la lectura, la escritura y el periodismo, pero algo en el séptimo arte la cautivaba. Hoy Jacqueline creció, es realizadora multimedia y tuvo el privilegio de participar de la reciente session 53 de Bizarrap junto a Shakira, que se convirtió en una de las canciones más escuchadas de todos los tiempos en las plataformas sociales.

«Jacqui», como la conocen, no contiene su emoción. En su voz se percibe la sensación de sentirse una tocada por la varita mágica, luego de que el llamado de una directora le cambiara la vida. Ella, que de chica escuchaba Shakira en el stereo del auto de sus padres, ahora la iba a dibujar más de 200 veces, en el marco de una técnica en la cual se especializó y que ha causado sensación en el mundo de los videoclips: la rotoscopía. Que no es nueva y que tuvo su bautismo en el recordado tema Take on me, de la banda noruega A-Ha, en 1986. Aquel video que fue sensación por su estilo novedoso vuelve hoy a la mente de todos en el trabajo reciente de Baffico para esta session 53, en la canción de la colombiana dedicada a su expareja, el exfutbolista español Gerard Piqué.

«Siempre supe que quería contar historias. Miraba películas, leía cuentos, hasta tuve un programa de radio a los 12 años», explicó Jacqui en contacto con El Destape. Su amor por los medios la llevó a incursionar en la carrera de periodismo, que dejó poco tiempo después de comenzar: «Por suerte en el curso de ingresó me tocó la materia audiovisual y ahí me di cuenta de lo que mío era eso. Dejé e hice cine». En 2017 la joven entrerriana egresó como Directora de Cine y Animación de la Universidad de Cine de Buenos Aires. Ella, en todo caso, prefiere llamarse «realizadora multimedia», porque cree que es la «forma más global» de definirse: «El cine es muy amplio, hay mucho por hacer y por explorar. Siento que todo puede aplicarse».

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

Título en mano, Jacqueline comenzó a trabajar en lo que ama. Eso la llevó a, actualmente, crear piezas de redes sociales para el Ministerio de Desarrollo Económico del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), además de otras labores freelance, que ejecuta desde un estudio montado en su casa de Gualeguaychú. Entre ellas, y gracias al llamado de la directora Julia Conde, participar de la nueva session de Bizarrap junto a Shakira: «Ya habíamos trabajado juntas en otros proyectos, en un videoclip y en un recital de Bizarrap en España, en una colaboración en vivo que se hizo con Paulo Londra. Que por el hecho de, justamente ser en vivo, no había tenido tanta repercusión como esto. Julia buscaba a alguien que hiciera rotoscopía y por eso me convocó. Fue una emoción muy grande. Shakira es como una institución, ya era importante cuando yo tomé conciencia real de lo que era la música».

Para su trabajo, la realizadora trabajó en una tableta digital, donde dibujó en cientos de ocasiones a la cantante: «Hay entre 10 y 15 dibujos por segundo. Lo que yo creo sale en el monitor de la computadora y requiere de una línea de tiempo para situar los fotogramas. Fue un gran trabajo, con una estética demandante». La labor de Jacqui se plasma al inicio de la canción, en el primer estribillo: «A mí no me sorprendió tanto la repercusión del tema, es lo esperable, pero sí lo receptiva que fue la gente en relación a la parte animada. Y eso está bueno, porque si bien estoy acostumbrada a estar en los detrás de escena, sí me shockeó ver a tantas personas interesadas en las cuestiones particulares de mi trabajo, interesadas en mi técnica. Eso fue lo más lindo de todo».

El rol de Jacqueline en la construcción de la session 53 de Bizarrap fue un antes y un después para su carrera. Está, de hecho, en su biografía de Instagram, como una carta de presentación que ha pasado a engrosar su currículum de manera fundamental: «Es una pequeña parte, pero de alguna manera ver mi trabajo es hermoso, me llena de orgullo». La pequeña que miraba tres VHS de forma repetida ya creció. Hoy mira en las redes sociales su trabajo con grandes productores y cantantes. Eso que soñó de pequeña, finalmente, se hizo realidad.

A %d blogueros les gusta esto: