Neymar tiene su fiesta en los Juegos Olímpicos: Brasil le ganó a Alemania y se quedó con el oro

Neymar celebra con la hinchada. Brasil le ganó a Alemania y se quedó con el oro. (Foto: AP)

El astro del Barcelona marcó de tiro libre, tras una ejecución magistral, en el tiempo regular y luego, tras el empate de Meyer, cerró la definición en los penales.

Neymar celebra con la hinchada. Brasil le ganó a Alemania y se quedó con el oro. (Foto: AP)

El astro del Barcelona marcó de tiro libre, tras una ejecución magistral, en el tiempo regular y luego, tras el empate de Meyer, cerró la definición en los penales.

Fuente: Mundo DFoto: AP

 

Fue el broche perfecto. Neymar, gran figura durante todo el torneo para los locales, marcó el último penal y así Brasil le ganó a Alemania (1-1 en el tiempo regular) para consagrarse en el torneo olímpico de los Juegos de Río 2016.

 

Antes, el astro que juega en el Barcelona había marcado un soberbio tiro libre para adelantar a los suyos, sin embargo, Meyer estableció la igualdad que derivó en el tiempo suplementario y la definición con tiros desde los 12 pasos.

 

El partido

Ensordecedor. Así fue el comienzo del partido, que tuvo fiesta en las tribunas desde el momento en que el seleccionado brasileño pisó la cancha y que encontró su momento cúlmine cuando el astro Neymar marcó el único gol de la primera mitad, de tiro libre a los 26 minutos.

 

Entre las odas a Neymar, el recuerdo de Maradona (por sus adicciones) y el “ohh, Brasil”, el sonido ambiente encontró continuidad en cada instante de juego. En las tribunas, se lo pudo ver disfrutar al múltiplecampeón olímpico Usain Bolt.

 

En el campo, con los toques de lujo liderados por su capitán Neymar, el local dominó los primeros minutos, aunque el travesaño lo salvó a los 10 en la primera jugada clara del partido.

 

A los 13 el estadio se volvió loco con una gran jugada colectiva de Brasil que terminó en un tiro libre pero sin mayores complicaciones para el arco de Timo Horn.

 

Sin claridad, Brasil continuó dominando y el primero estuvo cerca con un corner por izquierda que ejecutó el delantero del Barcelona a los 19. Y otro por derecha a los 22.

Todo servía para seguir alimentando a una masa amarilla que respondía con uniformidad a cada aliento pero que no podía gritar gol. Hasta que a los 25, la máxima figura de la cancha voló por el aire para que el árbitro sancione un tiro libre. La gente aturdió gritando su nombre y el capitán se inspiró para poner en ventaja a Brasil con un golazo de tiro libre.

 

Alemania se envalentó en la adversidad y puso contra las cuerdas al experimentado Weverton, que salió airoso del apriete, primero gracias al travesaño y después, a su calidad.

 

Recién después de los 34, cuando el palo horizontal volvió a salvar a Brasil, los hinchas se relajaron y regalaron una ola gigante.

Después hubo emociones en los dos arcos, pero nada cambió el 1-0 para la primera mitad.

 

En el complemento, Alemania salió decidida a buscar el partido. Y a los 2 minutos tuvo su primer tiro libre. Pero Brasil, de la mano de Neymar, puso las cosas más parejas e hizo el partido de ida y vuelta. Aunque también el juego se tornó más impreciso y friccionado.

 

El conjunto germano tuvo su premio a la insistencia y logró empatar el partido a los 13 minutos gracias a la conversión de su capitán Maximilian Meyer. Y el público se enmudeció por primera vez.

 

Una jugada clara del Gabriel Jesús despertó nuevamente a los hinchas, que se quedaron con el gol atragantado porque la pelota su fue al lado del palo izquierdo del arquero germano. Desde entonces, todo fue efusividad. Porque el partido fue de arco a arco, con Brasil jugando de contra.
El local después se pudo posicionar mejor y comenzó a dominar las acciones. A los 22 volvió a tener el festejo en sus pies Neymar, pero se le fue ancho el disparo. Y hasta el último segundo de los tres minutos de alargue que se jugaron, Brasil buscó el festejo.

 

El 1-1 mandó el partido al tiempo extra, y la ansiedad se ganó las tribunas: por momentos, el aliento se transformó en murmullo. Los brasileños vivieron con el corazón en la boca los 30 minutos, que los tuvo más cerca del festejo en la segunda mitad que en la primera.

Formaciones:

Brasil: Weverton; Zeca, Marquinhos, Rodrigo Caio y Douglas Santos; Walace, Renato Augusto y Luan; Gabriel Jesús, Neymar y Gabriel Barbosa. DT: Rogério Micale.

Alemania: Timo Horn; Jeremy Toljan, Matthias Ginter, Niklas Suele y Lukas Klostermann; Sven Bender, Julian Brandt, Lars Bender y Maximilian Meyer; Serge Gnabry y Davie Selke. DT: Horst Hrubesch.

Árbitro: Alireza Faghani (Irán).
Estadio: Maracaná (Río de Janeiro).

Seguinos en:

Deja un comentario