Heroica victoria de Los Pumas en Salta

imagen

Sufriendo, pero sacando a relucir toda su garra, el equipo nacional de rugby consiguió su primera victoria frente a Sudáfrica como local y demostró que está para grandes cosas.

imagen

Sufriendo, pero sacando a relucir toda su garra, el equipo nacional de rugby consiguió su primera victoria frente a Sudáfrica como local y demostró que está para grandes cosas.

Fuente: redacción LA – Foto: AP – AFP

 

Hubo que sufrir como siempre, pero al final se festejó como nunca. Los Pumas sacaron adelante a pura actitud un partido que habían dominado pero por una serie de imprevistos se volvió adverso y reaccionaron sobre el final para derrotar por 26-24 a los Springboks en la segunda fecha del Rugby Championship.

Fue la segunda victoria en la historia ante los sudafricanos y la primera en condición de local. Además, fue el tercer éxito en cinco años en el Championship. Los Pumas ya no están más en este torneo para competir, están para ganar.

Casi se da hace siete días, en Nelspruit, pero fue derrota 30-23. Aquella vez, a los 70′, la Selección ganaba 23-13 pero se le escurrió por los errores propios (tres penales, un knock on y una pérdida de pelota) que los Springboks supieron aprovechar.

Esta vez parecía peor el desenlace, porque el equipo de Hourcade debió sobreponerse a las lesiones de sus figuras y a un arbitraje demasiado pasivo. En la tercera que el morocho Oupa Mohoje atendió a Juan Hernández, directamente lo sacó de la cancha con cuello ortopédico.

Antes se habían ido Manuel Montero, por una lesión en el aductor derecho; Tomás Lavanini, por un esguince en la rodilla izquierda; y Nicolás Sánchez, por un codazo del gigante Eben Etzebeth a la cara. La salida del Mago generó que Hourcade debiera armar un jeroglífico, no un equipo, porque no le quedaban tres cuartos en el banco.

Entonces, por Hernández entró… un pilar. Pieretto formó de derecho y Herrera pasó de segunda; Guido Petti, segunda de reemplazo, se cambió a la tercera; Ortega Desio, tercera sustituto, jugó… ¡de centro! (primera vez en su vida). Además, Landajo, medio scrum, debió ser apertura, como de chico en el CASI; la nueve la heredó Tomás Cubelli, que cumplió 50 tests.

Antes se había jugado un PT bien a favor, 13-3 con dos penales y un gol de Sánchez y un gran try de Tuculet, por la jugada conjunta.

Como en Nelspruit, Jantjies erraba tres patadas… Como en Nelspruit también, Los Pumas se pusieron 23-13, pero en lugar de hacerlo a los 70’ fue prematuramente, a los 54’ con un penal de Hernández, que había participado del try de Leguizamón (70 tests) al asistirlo con un kick precioso para que el santiagueño capturase la pelota en las alturas y la ganara a Habana en el salto. Sí, a Habana, que otra vez nos vacunó: ocho tries en 14 tests.

Había que ver si Los Pumas bancaban el aluvión que se iba a venir por decantación de los sudafricanos, que si bien no están jugando un buen rugby, su peso específico alcanza para meter peligro.

Y se dio todo lo contado anteriormente: las lesiones y las complicaciones del seleccionado. A los 63′ acortó Morne Steyn, de penal; a los 66′ debió salir Hernández y un minuto más tarde fue try de Pieter-Steph du Toit. Steyn erró, pero convirtió el penal de los 73′ para darlo vuelta, 24-23. Ay…

Sin embargo, apareció el corazón Puma para no darlo por perdido, con la bandera de Landajo y el enorme Isa, un tractor que no para de ganar metros. Así fueron avanzando hasta que el ADN sudafricano (tackle alto de Mohoje a Herrera) les ofreció un nuevo penal a los argentino, que debió patear González Iglesias.

Faltaban tres minutos y a Sudáfrica le quedaba una, la cual fue desbaratada con un gran tackle de Isa a Du Toit. El scrum posterior fue a favor, para que Cubelli mandara la pelota a la tribuna y se escribiera una nueva página de la historia. Y las que faltan escribir…

Hernández fue la figura en un equipo que tuvo muchos puntos altos.

 

 

Los All Blacks y una nueva fácil victoria

La selección de rugby de Nueva Zelanda, los “All Blacks”, superaron de nuevo con facilidad a Australia (29-9) en Wellington.

Si bien esta vez el triunfo no fue tan contundente como el 42-8 de hace una semana en Sidney, los bicampeones del mundo no tuvieron problemas para tomar distancia con un 15-9 en la primera parte y sentenciaron luego de la reanudación gracias a dos tries de Savea y de Cane.

Con este triunfo, Nueva Zelanda conquistó la Bledisloe Cup, el trofeo que se disputa cada año entre las dos potencias oceánicas.

Seguinos en:

Dejá un comentario