El Macrismo local recibió una bocanada de confianza

La mesa nacional y las de las provincias del NOA, con propuestas más políticas que técnicas

La dirigencia salteña de Cambiemos vivió con intensidad la visita del presidente y de la conducción nacional de la mesa partidaria.

En momentos de turbulencia y crisis, hubo una fuerte convocatoria a la cohesión y al triunfo electoral en 2019. “Dejamos de ser una alianza electoral y ahora somos una coalición de gobierno”, definió el tucumano José Cano.

Las urgencias de Macri

El primer mandatario necesita tejer acuerdos con JUAN MANUEL URTUBEY y con los otros mandatarios del NOA para que el presupuesto 2019 y las cláusulas que incorpore para adecuarlo a los requisitos del FMl atraviesen el trámite parlamentario sin inconvenientes.

Pero de este tema no se habló en público y tampoco se informó acerca de las largas reuniones a puertas cerradas entre Macri y Urtubey. Tampoco hubo información oficial de la extensa y significativa reunión a solas del presidente con el intendente Gustavo Sáenz, también en el Centro de Convenciones.

Lo que sí percibieron los dirigentes locales fue que la crisis de las últimas semanas trajo una bocanada de “más política y menos excel” en el discurso de los visitantes. Y también que el gobierno de Macri se siente “en el rumbo correcto”, dispuesto a pagar “costos políticos” y con pretensiones de avanzar en las provincias gobernadas por justicialistas.

Invitación a la calma

En el encuentro con la dirigencia del NOA, Macri instó a “mantener la calma ante los palos en la rueda”.

“Cuanto más irracionalidad, más irresponsabilidad, es más la serenidad que tenemos que mostrar”, enfatizó el mandatario. Macri subrayó la importancia de “actuar con coherencia y demostrar todos los días, en cada cosa, que hacemos lo que decimos”. Macri exhortó a los dirigentes a ignorar a aquellos que “se la pasan criticando al arquero que no ataja los penales en vez de criticar a los que hicieron los penales”.

Macri en Salta

Algunos lamentaron la falta de un diagnóstico macroeconómico en el discurso y no se ilusionaron demasiado con las expectativas de mejoría ni con la satisfacción por “siete trimestres consecuctivos de crecimiento”. Macri insistió en que no se puede seguir con el déficit fiscal tras “setenta años de gastar lo que no tenemos. Los países que tuvieron equilibrio -dijo- crecieron mucho más que la Argentina. Recuperando la confianza vamos a construir un país justo y equitativo”. Cano reclamó “poner lo que hay que poner para garantizar la reelección de Macri”, y enfatizó que ese debe ser “el primer objetivo”. “Debemos optimizar la cohesión de cada mesa provincial con el gobierno nacional. Debemos prepararnos para ganar en 2019 en la Nación y en las provincias”.

Unidos en la tormenta

“En los malos momentos nos mostramos como una fuerza unida”. Ese fue el mensaje de Macri, acompañado por el presidente del PRO, el misionero Humberto Schiavone, con el secretario de la mesa nacional de la coalición, el tucumano José Cano y el “lilito” Maximiliano Ferraro.

Los tres últimos se reunieron con el macrismo local el jueves por la noche en un restaurante de la calle Mendoza, y ayer, en el Centro de Convenciones, donde se sumaron representantes de las otras provincias de la región. Macri presidió este último encuentro, acompañado por los ministros Rogelio Frigerio, Carolina Stanley, Patricia Bullrich y Guillermo Dietrich. De las reuniones partidarias participaron dirigentes del PCP, PPS, PRO, Identidad Salteña, UCR, Propuesta Salteña, Primero Salta, Fe y Salta nos Une. Estuvieron Miguel Nanni, Martín Grande, Bettina Romero, Sergio Camacho, Martín de los Ríos, Guillermo Durand Cornejo, Ricardo Gómez Diez, Andrés Suriani, José Ibarra, entre otros.

La sensación imperante fue que Macri está firme en sus objetivos y que el gradualismo cambia de ritmo.

Fuente: El Tribuno

Seguinos en:

Deja un comentario