Conmovedor ingreso a la ciudad de miles de peregrinos de la Puna

Salieron hace cuatro días y recorrieron 160 kilómetros por las zonas más agrestes de la provincia.

Fuente: eltribuno.com

En el aire resuenan las sirenas, y como música de fondo se escuchan canciones religiosas. A los cánticos se agregan los ruidos de las motos y camionetas de la Policía y los efectivos de Tránsito. La rotonda de Los Peregrinos, sobre la avenida Banchik, quedó bloqueada y solo se podía ver caminantes. Son los creyentes del Señor y la Virgen del Milagro, que llegaron ayer desde La Puna a Salta.

Salieron de la localidad de San Antonio de los Cobres hace cuatro días, soportaron las bajas temperaturas de la montaña, el viento helado en sus rostros, el calor que le quemó hasta los labios. Sin embargo, no dejaron de cantar, llegaron cansados pero felices. Sobre las rotondas y las banquinas de la ruta 51, cientos de familias y vecinos se sumaron a esperarlos. A su paso contagiaban alegría y generaban lágrimas en quienes no pueden creer o entender tanta devoción. Cuando salieron de San Antonio de los Cobres eran 3.500. Ayer arribaron casi de 10 mil a la Catedral. Se sumaron devotos en le camino.

Sobre la rotonda de la Escuela Agrotécnica, los vecinos de barrio Limache, El Tribuno, Aráoz e Intersindical dispusieron mesas desde donde les ofrecieron facturas, masas, té, café, agua, frutas, sandwiches y pochoclos. En uno de los mesones, El Tribuno se encontró con Luciana, de 13 años, que con su familia preparó paquetes de ropa con tres prendas para ni ños, jóvenes y adultos.

“Somos un grupo de vecinos que desde hace ocho años nos juntamos para asistir a los peregrinos”, contó Norma, que atendió la mesa de los vecinos del barrio de los Odontólogos.

A lo largo de la ruta 51, la asistencia a los caminantes de la Puna se multiplicó; sin embargo, tanto los conductores como miembros de la Subsecretaría de Tránsito de la Ciudad de Salta destacaron la imprudencia de algunos colaboradores, que colocaron sus mesas sobre la ruta o sobre las rotonda, limitando la visión y el tránsito de los vehículos que no eran parte de las peregrinaciones. Desde Tránsito destacaron que se tuvieron que tomar medidas con algunos vecinos, debido a que pusieron en riesgo su propia vida, al colocar mesas y gazebos sobre la ruta 51.

Dando las bendiciones

Ataviado con un poncho salteño y en los pies, las mismas zapatillas blancas, ahora grises, con las que salió de San Antonio de los Cobres, monseñor Dante Bernacki fue el primer rostro que se podía ver detrás de las camionetas de sonido que llevaban los carteles “Peregrinos de la Puna”. A su paso, hombres, mujeres y niños lo saludaban y le pedían la bendición. Graciela fue una de las primeras vecinas que, sobre la ruta 51, salió al cruce de monseñor, lo saludó y le pidió la bendición para los alimentos y prendas que se entregaban a los caminantes y para una de las pequeñas de mesa que lo espera en su silla de ruedas. Tras monseñor, un grupo de miembros de Gendarmería Nacional y efectivos del Ejército Argentino marcaban el ritmo de la peregrinación, que recorrió la ruta 51 con un cordón se seguridad para facilitar el paso de los vehículos ajenos a la caminata. Buscando despejar lo más rápido posible la ruta y cumplir con los tiempos marcados, los miembros de las fuerzas de seguridad daban cada 100 metros la voz de paso rápido, por lo que pese a estar caminando desde hace cuatro días, corrían para evitar cortes y demoras. Hugo Toscano fue uno de los miembros del grupo Artillería V que acompañó a los peregrinos de la Puna en su caminar hasta Salta capital.

“Es la primera vez que vengo con los peregrinos, es una gran emoción acompañarlos”, expresó el militar que junto a sus 25 compañeros llegó ayer a Salta. A las 16, como estaba previsto, los peregrinos de la Puna cumplieron un año más su promesa, precedidos por los caminantes de la Quebrada del Toro.

Homenajes a horas de la procesión

Bailando la danza del suri, los caminantes de la Quebrada del Toro rindieron honores a las imágenes del Señor y la Virgen, y recibieron la bendición de Gabriel Barba, obispo de Laferrere, quien destacó la energía con la que estos caminantes llegaron ayer.

Luego de la ceremonia que ya puede considerarse una tradición dentro de la fiesta del Milagro, los creyentes que colmaron la plaza 9 de Julio y sectores de la calle Buenos Aires, se sumaron a las oraciones, mientras que desde las escalinatas de la Catedral se recordó al padre Chifri, en la escuela El Alfarcito

Este homenaje y la llegada de los caminantes de San Antonio de los Cobres, fueron algunas de las tantas manifestaciones de fe que se multiplicaron en los distintos puntos de ingreso a la ciudad de Salta, que hoy vivirá la procesión a partir de las 15,15 cuando de Cruz Primitiva haga su salida por la nave central de la Catedral.

Desde la Subsecretaría de Tránsito, se recordó que en la jornada de hoy se realizarán varios cortes de calles en ciudad y se modificarán los recorridos del transporte urbano, con el objetivo de facilitar la circulación de los participantes de la procesión.

En esta edición, los lectores contarán también con un cronograma del recorrido de la procesión, los puntos de atención médica de Samec, y los cambios en el transporte público.

Fuente: eltribuno.com

Seguinos en:

Deja un comentario